Paradigma de la Pedagogía Ignaciana

La pedagogía ignaciana es la vía práctica por la que los profesores y profesoras acompañan a los alumnos en su crecimiento y desarrollo en la vida cotidiana del aula. Incluye una perspectiva del mundo, de la vida, de Dios y una visión específica de la persona humana ideal que se pretende formar. Es un proceso consciente y dinámico en el que cada uno de sus pasos se integra de manera interactiva durante todo el proceso, promoviendo así un crecimiento constante en las personas o grupos de personas e instituciones, afectando siempre, de al, a la realidad involucrada.


El modelo pedagógico ignaciano se desarrolla en cinco momentos sucesivos:

  1. Situar la realidad en un contexto

    Los profesores deben y necesitan conocer el mundo de sus alumnos, incluyendo las formas en que la familia, los amigos, los compañeros, la subcultura juvenil y sus costumbres, las presiones sociales, la vida escolar, la política, la economía, los medios de comunicación social, el arte, la música, la religión y otras realidades, influyen en ese mundo y afectan al estudiante para bien o para mal. Igualmente, conocer el contexto social, político, económico, cultural, religioso, etc., en el que la acción educativo se realiza.

  2. Experimentar desde la realidad

    La experiencia ignaciana va más allá de la comprensión puramente intelectual. La pedagogía ignaciana busca que todo el hombre, mente, corazón y voluntad, se implique en la experiencia educativa. Las dimensiones afectivas del ser humano han de quedar tan involucradas como las cognitivas, porque si el sentimiento interno no se une al conocimiento intelectual, el aprendizaje no moverá a la acción. La experiencia humana puede ser:


    1. Directa: en el contexto académico se presenta en las relaciones interpersonales tales como conversaciones o debates, hallazgos en el laboratorio, trabajos de campo, prácticas de servicio social, actividades de acuerdo con cada proyecto pedagógico u otras experiencias semejantes.
    2. Indirecta: en el contexto académico la experiencia directa no siempre es posible. En su lugar, el aprendizaje se consigue con frecuencia a través de experiencias indirectas, leyendo o escuchando una lectura, por medio de simulaciones y representaciones, usando materiales audiovisuales, etc.
  3. Reflexionar sobre esa experiencia

    Con el término reflexión se quiere expresar la reconsideración seria y ponderada de un de-terminado tema, experiencia, idea, propósito o reacción espontánea, en orden a captar su significado mas profundo. Por lo tanto, la reflexión es el proceso mediante el cual se saca a la superficie el sentido de la experiencia. Entre los procesos de reflexión distinguimos dos operaciones fundamentales: entender y juzgar.

    Entender: Es descubrir el significado de la experiencia, es establecer las relaciones entre los datos vistos, oídos, tocados, olfateados, etc. Es el chispazo que ilumina lo que se pre-sentaba en penumbras en la percepción sensible. Es lo que permite al sujeto conceptuali-zar, formular hipótesis, conjeturar, elaborar teorías, dar definiciones.

    Juzgar (verificar): Es emitir un juicio, verificar la adecuación entre lo entendido y lo experimentado, entre la hipótesis formulada y los datos presentados por los sentidos. La reflexión colectiva da la posibilidad de reforzar, desafiar y estimular a la reconsideración, permitiendo una mayor seguridad en la acción que se va a realizar y la oportunidad de crecer en comunidad.

  4. Actuar en consecuencia

    El Paradigma Pedagógico Ignaciano enseña que la reflexión esta unida indisolublemente con la acción en una vida humana comprometida y que la acción, sin el servicio desinteresado a los demás, no merece el nombre de compromiso.

  5. Evaluar la acción y el proceso seguido

    El Paradigma Pedagógico Ignaciano pretende una evaluación global del alumno, que integre no sólo el dominio cognitivo, sino el nivel de maduración, la capacidad de reflexión y las actitudes que va consiguiendo. Promueve igualmente que los alumnos evalúen sus propios procesos y resultados del aprendizaje, adquiriendo esquemas personales que les pueden servir en futuras situaciones y circunstancias.


Galería

Ver más
  • Patrón 013
  • 18
  • Reencuentro 017
  • CI 012
  • Patrono 025
  • Reencuentro 019
  • ratita
  • Patrón 011
  • CI 018

Colegio San Francisco Javier


  • C/Virgen de la Cerca, 18-19 y 31
  • Santiago de Compostela